¿Está el sector preparado para trabajar con BIM?

El Modelado de Información de Construcción (BIM por sus siglas en inglés –Building Information Modeling-) es un proceso de generación y gestión de datos de una obra durante todo su ciclo de vida, utilizando software de modelado de edificios en tres dimensiones y en tiempo real. Más que una tecnología es una nueva metodología que se impone como la nueva referencia internacional en el sector de construcción.

BIM es una sistema de trabajo colaborativo para la gestión de proyectos de edificación u obra civil a través de una maqueta digital. Abarca la geometría del edificio, las relaciones espaciales, la información geográfica, inventarios, las cantidades y propiedades de sus componentes, así como un presupuesto para toda la duración del proyecto. Permite la gestión de las obras de construcción a través de un modelo tridimensional virtual relacionado con bases de datos. El sistema abarca todas las fases del proceso constructivo, desde el estudio y diseño hasta la construcción, incluido el posterior mantenimiento y gestión de la infraestructura.

Entre las principales ventajas del sistema está el ahorro de tiempo y la posibilidad de crear y modificar los proyectos, así como la interacción entre colaboradores mediante la compartición de contenidos específicos de cada especialidad, la comprobación de interferencias, la integración de 2D y 3D y la planificación de todas las actividades de mantenimiento, entre otros avances. La información extraída de todas estas acciones se consolida en un único repositorio.

Sin embargo, la nueva metodología requiere de un esfuerzo inicial, de una importante inversión en formación, software y hardware y, sobre todo, de la adaptación a un entorno de trabajo radicalmente distinto. Se trata de un proceso costoso pero por el que han de pasar todas las empresas de construcción, promoción o ingeniería antes o después. No en vano, en breve plazo las empresas estarán obligadas a adoptar la tecnología BIM en todas las obras públicas. Otros países, sobre todo nórdicos y anglosajones, donde este proceso está más adelantado, ya obligan al uso de BIM en sus licitaciones públicas, razón por la cual constructoras e ingenierías con presencia internacional funcionan ya con este modelo en sus licitaciones internacionales.

 

A finales de año, BIM obligatorio en obras españolas

En el caso de España, Fomento ya ha fijado el calendario para implantar obligatoriamente el BIM en las obras públicas. Habrá dos fases.

Primero, a partir del 17 de diciembre de 2018 el BIM será necesario en el caso de licitaciones públicas de edificación. Posteriormente, para el 26 de julio de 2019 esta obligatoriedad se extenderá también a las concursos públicos de obra civil e infraestructuras. Por su parte, algunas de las nuevas grandes promotoras que han surgido tras la crisis han empezado a pedir los proyectos arquitéctonicos  de sus nuevos desarrollos residenciales en BIM.

A pesar de la necesidad ya urgente de adopción de la metodología por todos los agentes del sector, la  adaptación se está produciendo de manera desigual. Según un reciente estudio realizado por la firma consultora Ibermática el 85% de las empresas constructoras y promotoras aún no utiliza el BIM de manera regular. Lógicamente, este hecho es mucho más acuciante entre las pymes, siendo los grandes grupos los que han recorrido la mayor parte del camino. Algo más adelantados van también las firmas de arquitectura e ingeniería, que han sido la avanzadilla en la adopción del BIM dentro del entramado empresarial español.

Por su parte, la industria de materiales no es ajena al cambio tecnológico toda vez que un proyecto BIM exige la incorporación de elementos constructivos usados como modelos BIM, que pueden ser transformados en formatos utilizables por los operadores de las infraestructuras. Es decir, los fabricantes deben “traducir” sus catálogos de producto al sistema BIM, lo que requiere un gran esfuerzo inversor.  Según la encuesta realizada el año pasado por Alimarket, un 45% de las empresas de materiales contaban ya con todo o parte de su catálogo en archivos BIM. Gran parte de ellas son filiales de multinacionales foráneas, que han emprendido el camino de adaptación a BIM a nivel corporativo. De hecho, a mayor tamaño de la empresa y mayores recursos, mayor nivel de adopción de los nuevos formatos BIM.

Por sectores, material eléctrico y climatización y calefacción parecen ser los más adelantados en este campo. Justo por detrás, sanitarios y grifería, carpintería metálica y fontanería despuntan también como sectores en los que se cuenta con un buen número de catálogos en formato BIM. Por contra, otros segmentos como prefabricados, madera, pinturas y ladrillos tienen aún un largo camino por recorrer.

Alimarket Construcción